15 de septiembre de 2008

Sabes que eres parte de un club de entrenamiento cuando:


Artículo original: Sabes que ya eres un verdadero Ruta 42 cuando ... (Cristian Loaiza)

  • Consideras a tu entrenador tú gurú y su palabra es santa.
  • Dices que estas feliz con tu reloj pero sabes que a la primera oportunidad te vas a comprar el Garmin Forerunner 405.
  • Te encuentras con otros “ruteros” corriendo escondidos en lunes (el único día de descanso de la semana).
  • Planeas tus vacaciones en función de que maratón podrías correr donde vas a ir.
  • Puedes tener discusiones filosóficas de horas acerca del dry-fit, clima cool, esphere, etc.
  • Luces con orgullo las camisetas y chompas ganadas en carreras internacionales.
  • Consideras que tu ropa de correr se ve bien y la puedes usar para cualquier ocasión.
  • Has decidido muchas veces retirarte después de un resultado decepcionante, pero el primer día de entrenamiento de la semana estás muy puntual realizando el estiramiento.
  • Siempre dices: “En esta carrera voy a ir a lo que me pidió mi entrenador” pero terminas corriendo mucho más rápido y “te quemas”.
  • No usas iPod en los entrenamientos para ir conversando.
  • Vas hecho una bala incluso en los días de recuperación.
  • No concibes la idea que haya una carrera en la ciudad y no correrla. 
  • Cuando a tu pareja no le queda de otra que empezar a correr para pasar tiempo contigo.
  • Controlas tu pulso incluso cuando no estas corriendo.
  • Tratas de convencer a todo el mundo que corra 5 Km, "porque eso no es nada." 
  • Te sabes las distancias a todas partes con una precisión de 0.1 metros. 
  • Sabes que la diferencia entre 5 min/Km y 6 min/Km es inmensa. 
  • La enfermera se asusta porque tus pulsaciones están en cuarenta. 
  • Tus héroes son todos africanos y ya tú te estás pareciendo a ellos. 
  • Hidratos: pasta, agua y atún son el 80% de tu dieta. 
  • No corres para adelgazar, sino que adelgazas para correr. 
  • Te levantas más temprano los fines de semana que los días de trabajo. 
  • Los viernes te acuestas más temprano que el resto de la semana. 
  • Sales escondido a correr porque te da pena decirle a la familia que vas por tu segunda carrera del día. 
  • En un día "suave" corres doce kilómetros. 
  • En la lavandería hay un sitio especial para la ropa de correr. 
  • Cuando viajas, las zapatillas las cargas en el equipaje de mano. 
  • Eres el único al que no le importa que el ascensor no funcione.                                                                                     
  • Ya nadie pelea contigo porque sales a correr un 25 de diciembre. 
  • Corres 20 kilómetros, te bañas, te vistes y desayunas y cuando el resto de la gente se despierta te pregunta: "Qué pasa, hoy no corres?" 
  • No puedes correr en el gimnasio porque la caminadora tiene un límite de 30 minutos (de todas maneras correr en caminadora te parece una farsa.) 
  • Ves maratones por televisión. 
  • Cuando los gel y las barras energéticas te empiezan a saber bien. 
  • Mezclas Gatorade con agua porque "la concentración comercial no es la correcta."
  • Desayunas a las cuatro de la mañana. 
  • Te molesta la gente que le llama a cualquier carrera "maratón". 
  • Cuando la familia ya no te reclama que corres mucho o estás muy flaco.
  • Viajas 100 Km para una carrera de 10 Km. 
  • Te fijas en los zapatos que usan otros. 
  • Sabes más de rodillas que un médico. 
  • Te puedes tomar 4 litros de agua seguidos.                                 
  • En tu armario hay más ropa de correr que de vestir.
  • Compras diez pares de zapatillas al año y sin embargo utilizas los mismos zapatos desde hace años.
  • Te cortas más que nadie afeitándote porque tus huesos de la cara sobresalen más que la propia carne
  • Subes las escaleras haciendo skiping.
  • Te sabes el nombre y las últimas diez marcas de atletas a los que no has visto en tu vida, pero que admiras.
  • Cuando alguien te adelanta y le sigues el ritmo, y él deja de correr antes que tú, por lo que te sientes orgulloso.
  •  Cuando eres capaz de calentar 25 minutos para una carrera que terminas en 19 minutos.
  • Cuando no sabes siquiera explicar por qué sales correr a diario. Corres porque es tu vida.
  • Cuando una ampolla, o una uña morada se cura con una curita y… ¡A correr!.                                                                                       
  • Cuando todo el mundo en el parque ya te saluda por tu nombre.
  • Cuando la gente se pone cerca de ti a imitarte cuando estiras                                         
  • Después de salir a correr con ventisca, granizo y un viento de  100 km/h y haber sufrido como un perro, acabas de llegar a casa con una sonrisa en la cara y todavía te quedan ganas de leer anécdotas de corredores e información en tu Runners.                                                                                     
  • Cuando tu pareja te dice: ¿Ó las carreras ó yo?      
  • Cuando llegas a esa ciudad de destino, y lo primero que haces es meterte en una tienda de deporte para ver los últimos modelos de zapatillas que existen en esa parte del globo. 
  • Cuando la música que escuchas en el iPod cuando no corres es la misma que en carrera y siempre estás a la búsqueda de nuevas "bandas sonoras" para esos momentos gloriosos. 
  • Cuando no corres te falta algo y  te sientes incompleto.     
  • Cuando sabes que Saucony, Mizuno, Brooks o Asics son marcas de zapatillas. 
  • Pierdes una mañana de trabajo para escribir cosas como éstas.              

Related post