24 de abril de 2016

¡FUERZA MANABÍ!

Cerca de las siete de la noche del sábado anterior sentimos un fuerte y eterno temblor en Quito. Nos preguntábamos en casa donde sería el epicentro.  Un sismo de tanta duración debía haber causado gran devastación.  Cuando nos enteramos que fue en Pedernales nuestra preocupación fue inmensa.  Realizamos algunas llamadas y confirmamos que nuestros familiares de Manabí habían experimentado escenas de terror pero no teníamos que lamentar ni heridos ni fallecidos.

Decidimos viajar este sábado para ir casa por casa para comprobar que en efecto se encontraban bien.  El viernes agradecí a nuestros amigos quienes al saber que íbamos para la zona del terremoto nos hicieron llegar víveres, insumos de limpieza, agua, etc..  Miguel inclusive armó una gran funda de juguetes para que entreguemos a los niños manabitas.

Ayer sábado, un poco después de las cuatro de la mañana partimos rumbo a El Carmen.  

El Carmen | 23 de abril de 2016 | Foto de Sofía Torres

El Carmen | 23 de abril de 2016 | Foto de Sofía Torres

El Carmen | 23 de abril de 2016 | Foto de Sofía Torres

Desayunamos en el sector de ‘El Cuarenta’.  Para nuestra alegría el lugar donde solemos comer estaba repleto.  Andrea, la persona que nos atiende nos contó que logró salir con su hija antes de que su casa se desplome. Mientras habla busca controlarse y se autoconsuela: “pero el negocio va muy bien”.  ¡Garra manabita! Sin casa, pero trabajando duro para salir adelante.

El Carmen - Las Mercedes | 23 de abril de 2016 | Foto de Sofía Torres

El Carmen - Las Mercedes | 23 de abril de 2016 | Foto de Sofía Torres






Nos dirigimos al kilómetro 47. Ni bien llegamos nos fijamos en una vivienda destruida.  Era la casa de una familia de cinco personas que en la noche del terremoto se hundió enterrando a todos sus habitantes.  El ambiente es raro.  Una zona de tanta vida tenía un enorme velo de tristeza.  Las casas de este sector de Las Mercedes están afectadas y el impacto sicológico de sus moradores es grave. Se encuentran muy asustados.  Saben que algo deben hacer, pero el miedo les tiene paralizados.  Estuvimos un par de horas y luego de confirmar que nuestros allegados estaban bien partimos para Calceta por la vía a Chone.

Chone | 23 de abril de 2016 | Foto de Sofía Torres

Chone | 23 de abril de 2016 | Foto de Sofía Torres

Chone | 23 de abril de 2016 | Foto de Sofía Torres

Chone | 23 de abril de 2016 | Foto de Sofía Torres

Chone | 23 de abril de 2016 | Foto de Sofía Torres

Chone | 23 de abril de 2016 | Foto de Sofía Torres

Chone | 23 de abril de 2016 | Foto de Sofía Torres

Encontramos numerosas construcciones destruidas.  La familia de la Flaca no estaba en su casa.  La habían dejado para ir a dormir en Quiroga, un sector ubicado en el camino hacia Pichincha.  Mientras nos dirigíamos hacia allá vimos gran cantidad de familias en la carretera que saludan a cada carro que pasa porque están esperando que les dejen algo. De pronto un grupo de personas salió corriendo.  Un carro había parado. Adultos, jóvenes y niños se pusieron en fila para recibir alguna ración solidaria.

Calceta | 23 de abril de 2016 | Foto de Sofía Torres

Calceta | 23 de abril de 2016 | Foto de Sofía Torres

Calceta | 23 de abril de 2016 | Foto de Sofía Torres

Calceta | 23 de abril de 2016 | Foto de Sofía Torres

Calceta | 23 de abril de 2016 | Foto de Sofía Torres

Calceta | 23 de abril de 2016 | Foto de Sofía Torres

Calceta | 23 de abril de 2016 | Foto de Sofía Torres

Calceta | 23 de abril de 2016 | Foto de Sofía Torres

Calceta | 23 de abril de 2016 | Foto de Sofía Torres

Calceta | 23 de abril de 2016 | Foto de Sofía Torres

Calceta | 23 de abril de 2016 | Foto de Sofía Torres

Calceta | 23 de abril de 2016 | Foto de Sofía Torres

Calceta | 23 de abril de 2016 | Foto de Sofía Torres

Las historias que nos cuentan en la casa de Quiroga son espeluznantes.  Que mi hijo se salvó por centímetros de que le aplaste una pared.  Que mientras abandonaban las casas, estas eran robadas.  En lo que la mayoría coincidía es que temían acabar aplastados por una nueva réplica.

Junín | 23 de abril de 2016 | Foto de Sofía Torres

Junín | 23 de abril de 2016 | Foto de Sofía Torres

Junín | 23 de abril de 2016 | Foto de Sofía Torres

Junín | 23 de abril de 2016 | Foto de Sofía Torres

Junín | 23 de abril de 2016 | Foto de Sofía Torres

Junín | 23 de abril de 2016 | Foto de Sofía Torres

Partimos para el sector de Pueblo Nuevo, a diez kilómetros de la capital manabita.  Dejamos una funda de víveres y agua, y seguimos para Portoviejo.  

La zona del centro está cercada.  Se ven escombros por todo lado.  Luego de muchas vueltas conseguimos llegar a la calle San Eduardo.  Encontramos a don Vicente, su esposa y su hija en el parqueadero.  Nos dicen que ahí mismo duermen.  En caso de una réplica están muy cerca de la calle.  Están muy asustados.  En serio,  la expresión de sus caras es de terror.  Conocen algunas historias de amigos y conocidos que murieron enterrados o por los golpes de bloques de escombros.

Portoviejo | 23 de abril de 2016 | Foto de Sofía Torres

Portoviejo | 23 de abril de 2016 | Foto de Sofía Torres

Portoviejo | 23 de abril de 2016 | Foto de Sofía Torres

Portoviejo | 23 de abril de 2016 | Foto de Sofía Torres

Portoviejo | 23 de abril de 2016 | Foto de Sofía Torres

Portoviejo | 23 de abril de 2016 | Foto de Sofía Torres

Portoviejo | 23 de abril de 2016 | Foto de Sofía Torres

Portoviejo | 23 de abril de 2016 | Foto de Sofía Torres

Portoviejo | 23 de abril de 2016 | Foto de Sofía Torres

Portoviejo | 23 de abril de 2016 | Foto de Sofía Torres

Portoviejo | 23 de abril de 2016 | Foto de Sofía Torres

Portoviejo | 23 de abril de 2016 | Foto de Sofía Torres

Portoviejo | 23 de abril de 2016 | Foto de Sofía Torres

Portoviejo | 23 de abril de 2016 | Foto de Sofía Torres

Portoviejo | 23 de abril de 2016 | Foto de Sofía Torres

Portoviejo | 23 de abril de 2016 | Foto de Sofía Torres

Portoviejo | 23 de abril de 2016 | Foto de Sofía Torres

Cerca de las seis de la tarde llegamos al último punto de la ruta.  En el sector del antiguo aeropuerto de Portoviejo confirmamos que Mireya, su padre y sus dos jóvenes hijos estaban bien.  Su casa tenía mínimos daños.  Pero igual dormían fuera de su casa.

A eso de las 18h30 emprendimos el retorno a Quito.  Cerca de las dos de la mañana de hoy domingo llegamos a la casa.

Fue un jornada muy intensa llena de emociones fuertes.  Nuestra gente estaba bien. Son de los afortunados. Pero hay muchos que lo perdieron todo.  

Necesitan de la ayuda de todos. ¡Vamos a sus ciudades!  ¡Vamos a sus playas! ¡Vamos a disfrutar de esta hermosa región de la patria y a consumir lo que este pueblo guerrero nos pueda ofrecer! ¡FUERZA MANABÍ!

9 de abril de 2016

Tablas de entrenamiento | Triatlón olímpico | 51,5 km



He recibido  mensajes de algunos seguidores de este blog indicando que ya no están las tablas de entrenamiento que había subido cuando realicé esas competencias.


Los archivos PDF fueron publicados usando una plataforma externa que seguramente actualizó sus condiciones de almacenamiento.  



Volveré a subir estos entrenamientos mediante la misma plataforma de Google que ahora permite incrustar este tipo de documentos.  Uso PDF porque me permite presentar una tabla con los enlaces a las notas donde escribí algo más sobre las actividades que realicé y compartí en este blog.



Empiezo con las sesiones de entrenamiento que realizamos para el triatlón olímpico del 25 de noviembre de 2012 en el Mar Club de Punta Blanca.



29 de marzo de 2016

Lo mejor para la tristeza


"The best thing for being sad" replied Merlin, beginning to huff and blow, "is to learn something.  That is the only thing that never fails.  You may grow old and trembling in your anatomies, you may lie awake at night listening to the disorder of your veins, you may miss your only love, you may see the world about you devastated by evil lunatics, or know your honor trampled in the sewer of baser minds.  There is only one thing for it then-to learn.  Learn why the world wags and what wags it. That is the only thing which the mind can never exhaust, never alienate, never be tortured by ,never fear or distrust, and never dream of regretting.  Learning is the best thing for you. Look at what a lot of things there are to learn-pure science, the only purity there is.  You can learn astronomy in a lifetime, natural history in three, literature in six.  And then after you have exhausted a million lifetimes in biology and medicine and theocriticism and geography and history and economics, why, you can start to make a cartwheel out of appropriate wood, or spend fifty years learning to begin to learn to beat your opponent at fencing. After that you can start again on mathematics until it is time to plough. 

T.H. White, The Once and Future King, New York, Putnam, 1958